La Eucaristía, pensada para los niños, se consolida

Cada domingo la misa de doce del mediodía es la misa que se prepara de manera especial en la parroquia pensando en los niños. Se trata de hacer una liturgia más amena y divertida para los pequeños en la que ellos mismos participan leyendo las lecturas, haciendo las oraciones, presentando las ofrendas y recogiendo la colecta.

De manera gráfica, el párroco, que preside cada domingo esta misa, explica a los pequeños, para que también lo entiendan los grandes, el mensaje del evangelio. Sorprende la capacidad intuitiva de los pequeños para descubrir el mensaje del evangelio que su <amigo más genial>, Jesús les ha preparado para ese día. En la pantalla de televisión se reproduce la misa y un breve pensamiento en el que se recoge la idea esencial de evangelio para que los niños descubran, domingo a domingo, la enseñanza de Jesús.

Este último domingo, cuatro domingo del tiempo ordinario, junto con el pan y el vino, con los nuestros pequeños acercan al altar para ofrecer a Dios el trabajo de sus padres para que a ellos no les falte de nada y puedan crecer como lo hacía Jesús <en sabiduría y gracia a los ojos de Dios y de los hombres>, presentaron como ofrenda una lámina con el signo de la paz y pidieron a Dios para que el conflicto que hay en la frontera de Ucrania con Rusia no acabe en una guerra que nadie quiere. “La paz, dijo el niño que leyó la monición de estas ofrendas, es un don que Dios nos ha dado para que vivamos felices, y es también una tarea para que todos nosotros la cuidemos y protejamos.

En buena parte, la animación tiene mucho que ver con la parte musical que gracias a las guitarras de Aksana y Anache dan alegría a la fiesta. Dentro de poco esperamos poder contar también con un coro formado por los propio niños.
Un momento especial de esta celebración es el del Padrenuestro. Los pequeños suben al altar, con el sacerdote hacen una cadena y, elevando las manos, rezan la oración que Jesús enseñó a sus discípulos.

Y antes del momento de la paz, de manera un tanto sigilosa y secreta para que sea sorpresa para los papás, el sacerdote indica a los niños como darán la paz ese día a sus padres y abuelos. El de este domingo, como se habló de la paz, los niños dieron la paz a sus padres agradeciéndoles la concordia y armonía del hogar.

Poco a poco, esta misa se va consolidando y reúne a un mayor número de niños. Este domingo al altar subieron casi una treintena de pequeños. Desde aquí animamos a todos los padres a venir en familia a esta misa con sus hijos pequeños.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s